Misiones de Paz

Yugoslavia

Sin duda alguna, la mayor misión de Mantenimiento de Paz de la ONU está en la ex-Yugoslavia. UNPROFOR fue establecida por el Consejo de Seguridad, mediante Resolución 743, en marzo de 1992, por un período inicial de 12 meses, posteriormente prorrogado. Está dividida en tres mandos operacionales: UNPROFOR (Bosnia y Herzegovina), UNPROFOR (Croacia) y UNPROFOR (Ex República Yugoslava de Macedonia). Esta fuerza también está presente en la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) y en la Oficina de Enlace de Eslovenia. Al 15 de setiembre de 1994, integraban UNPROFOR más de 39.000 militares y policías civiles.

El mandato inicial de UNPROFOR-Fuerzas de Protección de las Naciones Unidas era el de verificar y controlar el cese del fuego, y supervisar el retiro de todas las fuerzas del Area de Protección de las Naciones Unidas, más el de restablecer la autoridad croata en Croacia. Subsiguientes resoluciones del Consejo de Seguridad lo han extendido para incluir la misión de mantener abierto el aeropuerto de Sarajevo. El principal mandato para Bosnia Herzegovina consistió en dar apoyo para la ayuda humanitaria, el paso seguro de detenidos liberados, controlar la prohibición de vuelos militares sobre Bosnia, e impedir ataques contra las áreas de Bihac, Srebrenica, Sarajevo, Gorazde, Tuzla y Zepa, declaradas seguras.

A partir de marzo de 1993 comienza la participación de la FAA en UNPROFOR. Esta se concreta de tres maneras diferentes, a saber:

  1. Con respecto al transporte aéreo, trasladando efectivos del BEA y ARA, dos veces por año. Se llevaron a cabo en máquinas pertenecientes al Escuadrón V B-707 que transportaron un total de 3.991 hombres y 171.275 kgs. de carga, sumando un total de 576 horas voladas. Estos aviones ingresaban por los corredores que les fijaba la NATO, y operaban en el aeropuerto de Zagreb.

  2. Enviando oficiales destinados al Cuartel General de UNPROFOR en Zagreb, que eran relevados cada año.

  3. Enviando oficiales en calidad de Observadores Militares, que cumplían sus tareas en la zona de combate.

Merece subrayarse el alto riesgo que entrañaba la misión de los oficiales que se desempeñaron como Observadores Militares.Estos se encontraban permanentemente expuestos, conviviendo con el peligro, ya que su trabajo se desarrollaba dentro de la línea de fuego.

Entre las tareas que debían cumplir figuraba la de verificar las violaciones al cese del fuego, para lo cual se veían obligados a permanecer en medio de los bandos contendientes, en pleno combate, a fin de llevar a cabo su misión de informar de dónde provenían las mencionadas violaciones, debiendo determinar, además, la cantidad de disparos, el tipo de armamento, lugar y hora de los impactos, número de heridos, bajas, evaluación de la destrucción y reconocimiento de cadáveres.

Afortunadamente, en el caso de la FAA, no hubo que lamentar bajas, pero, en innumerables ocasiones, sus hombres estuvieron muy cerca de ser alcanzados por el fuego, o de ser víctimas de los campos minados.

e dieron situaciones, por ejemplo, en las que los miembros de la FAA, además de encontrarse inmersos en el fuego de tres facciones contendientes distintas (Serbios, Musulmanes y Croatas) pasaron a ser blanco de las hostilidades cuando, en algunos casos, los grupos combatientes llegaron a apuntar deliberadamente a los camiones blancos de la ONU en donde se encontraban los indefensos Observadores que, como es sabido, no portan armas.


Otra de las tareas era la de asistir a las reuniones entre las partes enfrentadas, para lograr acuerdos entre ellas o para posibilitar el intercambio de prisioneros, o las visitas a los cementerios, en el día de los muertos u otras fechas, escoltando a los familiares.

La activa participación de la FAA en UNPROFOR concluyó en marzo de 1995, luego de tres años de cooperación ininterrumpida en un lugar que, por lo encarnizado de la lucha, fue centro de la sorprendida atención del mundo.

United Nations Mission in Kosovo (UNMIK)

UNMIK fue establecida el 10 de junio de 1999 cuando el Consejo de Seguridad emitió la Resolución 1244 autorizando al Secretario General de ONU a establecer en la asolada por la guerra provincia Balcánica de Kosovo una administración civil interina liderada por Naciones Unidas bajo la cual, el pueblo local podría disfrutar progresivamente de una substancial autonomía.

Entre otros, la resolución mencionada incluye:

Inmediato y verificable fin de la violencia y represión en Kosovo.

  • Retirada de todas las fuerzas militares, de seguridad y para militares de la Ex- República Federal de Yugoslavia.

  • Despliegue de una presencia internacional efectiva y de seguridad con apoyo substancial de la OTAN.

  • Establecer una administración interina.

  • Asegurar el retorno de todos los refugiados.

  • Proveer de un proceso político para un substancial auto gobierno.

  • Desmilitarización del Ejército de Liberación de Kosovo KLA (UCK).

  • Promover el desarrollo económico de la región.

 

Trabajo muy de cerca con los líderes y pueblo de Kosovo, la misión se ocupa de todas las funciones administrativas esenciales, cubriendo áreas tales como salud, educación, finanzas, servicio de correo y telecomunicaciones, ley y orden. En octubre 2000 se realizaron elecciones a nivel municipal y en noviembre de 2001 se eligió el representante político (Primer Ministro) del pueblo de Kosovo ante el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Kosovo.

En esta misión de características únicas y a la fecha de su establecimiento sin precedente alguno, la FAA también mantiene desde el año 2000 personal desplegado integrado a la administración interina que hace ONU en este provincia de la antigua Yugoslavia.

El cargo desempeñado es el de Oficial de Enlace Militar, cumpliendo tareas de asesoramiento, coordinación y enlace entre UNMIK y la Fuerza Internacional de Seguridad (KFOR), además de hacerlo con otras Organizaciones Internacionales en la región y la población local.

or ello su labor se enmarca en el campo conocido como de las Coordinaciones Cívico Militares. Actividad esta que tiene plena vigencia en misiones como la aquí descripta, donde se conjugan fuerzas civiles y militares locales e internacionales con un mismo objetivo: el cumplimiento del mandato de la ONU.

Las características propias de las tareas hacen que quien se desempeñe en él deba poseer conocimientos profesionales y habilidades personales suficientes como para relacionarse e interactuar con múltiples nacionalidades, culturas, religiones y etnias; muchas de ellas totalmente extrañas a las conocidas en occidente.