Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Miércoles 26 de Mayo

El parte meteorológico

Sin fenómenos significativos en el continente. En Santa Cruz y Chubut poco nuboso, visibilidad superior a veinte kilómetros. Vientos del NE a 20/25 nudos. En Tierra del Fuego, parcialmente nublado, vientos moderados del NO, visibilidad superior a veinte kilómetros. Las condiciones meteorológicas eran favorables para las unidades de la FAS. Sin fenómenos significativos en Malvinas, parcialmente nublado en horas de la mañana techo 400 m, mejorando hacia el mediodía. Vientos suaves. En general, apta para la operación.

La Fuerza Aérea Sur

Después del 25 de mayo, en que los pilotos argentinos (FAA, ARA) y las defensas antiaéreas de las islas (EA-FAA-ARA), habían efectuado los ataques más eficaces (HMS Coventry, Atlantic Conveyor, tres Harrier y un helicóptero Lynx) de todo el conflicto, el Comando de la FAS esperaba una reacción intensa. Por esta causa, se decidió variar los procedimientos y sorprender a los británicos, bombardeando nocturno con Canberra MK-62 y, en picada desde gran altura, con los M-5 Dagger, con escolta de caza Mirage III, todos sobre blancos fijos de la cabecera de playa.

  • Tres Canberra MK-62, indicativo "Odín", armados con cuatro bombas MK-17. Despegaron de Río Gallegos a las 03:35. Tripulación Nº 1 (B-108): Capitán Juan Freijó, Capitán Emilio Marín; Nº 2 (B-104): primer teniente Antonio Mauad, primer teniente Marcelo Siri; Nº 3 (B-105): Capitán Alfredo Bredeston, Capitán Miguel Sisco. Hora ordenada sobre objetivo material: 04:30 hs. La escuadrilla regresó desde 180 MN de Gallegos por mala meteorología y visibilidad cero. Instrumental de navegación y radar altímetro no confiables. Los numerales se desorientaron y perdieron la formación. Arribaron a Río Gallegos a las 04:40.

  • Dos M-5 Dagger, indicativo "Pócker", armados con cuatro bombas retardadas por paracaídas, con espoleta eléctrica. Tripulación: Capitán Norberto Dimeglio (C-420), Ten Gustavo Aguirre (C-416); Despegaron de San Julián a las 13:30, encontraron el objetivo material con nubes. No observaron reacción antiaérea de ningún tipo (14:10). El guía no lanzó bombas sobre tope. El 2 contactó con el radar Malvinas y éste le informó que el objetivo material se encontraba a 270º, 45 MN. Así guiado, picó y lanzó sus bombas. Al regreso el guía desprendió las suyas lateral islas Salvajes; explotaron las cuatro. No observaron buques en el estrecho. Arribaron a San Julián a las 15:30.
Relato del Teniente Aguirre Faget

Relato del Mayor Sapolski

Escolta de caza con Mirage III

  • Dos Mirage III, indicativo "Sombra". Misión: cobertura de los "Pócker". Tripulación: Capitán Guillermo Ballesteros, primer teniente Marcelo Puig. Despegó de Río Gallegos a las 13:32, enlazaron con radar del CIC Malvinas a las 14:15. En ese momento había tres PAC en el aire que no sobrepasaban nivel 140/160 y, cuando convergían hacia los "Sombra", descendían bajo el lóbulo del radar. Arribaron a GAL a las 15:20.

El repliegue de los medios aéreos de la BAM Cóndor

A las 17:45, el comando del Componente Aéreo de Malvinas (CATOM) ordenó replegar, de la BAM Cóndor, a todos los IA-58 Pucará en condiciones de vuelo a la pista de Puerto Argentino. En la BAM Cóndor permaneció el personal para la defensa terrestre.

Los Bell-212, H-83 y H-85, con sus tripulantes, también se quedaron hasta el 28 en que se ordenó el repliegue a Puerto Argentino.

Relato del Primer Teniente Micheloud


Por su parte, la BAM Cóndor sufría ataques de superficie: cañoneo naval diurno y ataque nocturno de comandos en proximidades del radar ELTA que, mediante bengalas detectaron su posición y emplazamiento para un ataque posterior por la aviación embarcada.

Del diario de guerra del G1 de Artillería Antiaérea en Darwin

Comienza el apoyo de fuego aéreo directo de Pucará en la zona Darwin, operando desde la BAM Malvinas
  • Dos IA-58 Pucará, indicativo "Fierro". Misión: reconocimiento ofensivo al norte de Darwin. Tripulación: Ten Miguel Cruzado (A-533) y Ten Giménez (A-509).

Otros acontecimientos

Entre las 00:30 y las 02:30 hs, fuego naval intermitente sobre las posiciones en Bahía Fox. Hubo muertos y heridos.

De 00:45 a 01:10, cañoneo naval contra la BAM Malvinas, (alcanzan un IA-58 Pucará).

A las 10:25, un Harrier GR.3 atacó Puerto Howard desde el estrecho (bombas y cañones). Resultaron seis soldados muertos; un oficial, un suboficial y cuatro soldados heridos, todos del Ejército Argentino.

A las 14:21, nuevo ataque aéreo al aeródromo de Malvinas. Explotaron dos bombas cerca de las piezas de artillería

        


 
 
Relato del Teniente Aguirre Faget


Dimeglio inició la picada de 60º dentro de nubes. Yo lancé las bombas a 12.000 pies dentro de la capa, manteniendo los 60º de la picada y sin ver dónde cayeron. Confié sólo en el radar de Malvinas, el que nos informó que estábamos sobre el blanco. Por haber bajado más de lo previsto, hice (dentro de la capa) maniobras evasivas suponiendo haber ingresado dentro del rango de algún SAM británico.


 
 
Relato del Mayor Sapolsky


En las últimas horas de la tarde de ese día los escuadrón de M-5 Dagger y A-4C Skyhawk de San Julián se vieron regocijados con la visita del My Piuma (Escuadrón Dagger San Julián), 1erTen Senn (Escuadrón Dagger San Julián), 1erTen Luna (Escuadrón Dagger Río Grande) y el TC Arca (piloto de A-4Q de la ARA), todos ellos recuperados luego de sus respectivas eyecciones en Malvinas. Su arribo fue grandemente ovacionado y celebrado por todos los que allí nos encontrábamos, luego de lo cual relataron sus experiencias que fueron escuchadas con suma atención y tenidas en cuenta en el accionar futuro.


 
 
Relato del Primer Teniente Micheloud (Sobre el arribo de los pilotos replegados a Puerto Argentino)


Arribamos de noche a Puerto Argentino, el aterrizaje del Chinook se hizo en el hipódromo y desde allí nos trasladamos a pie los pocos metros que nos separaban de la casa de los oficiales, que no era otra cosa que un jardín de infantes que se había ocupado como alojamiento. Nos encontramos con muchas caras conocidas que hacía un tiempo ocupaban ese refugio, particularmente personal del INAC. Lo confortable del lugar hacía que nos sintiéramos en la gloria, comparado con las antiguas comodidades, donde no disponíamos más que de un colchón para mejorar las condiciones de la bolsa de dormir, a la que siempre se accedía con buzo y, según las circunstancias, hasta con los borceguíes. Pero la permanencia de ellas no sería más que por la noche.

Diariamente partíamos al puesto de comando de la BAM Malvinas, que era un bunker construido con planchas de hierro recubiertas de arena y con separadores internos de ambientes hechos con bolsas de arena. El lugar estaba muy bien disimulado entre una zona de arena y piedras que se hallaba cruzando la pista desde las antiguas instalaciones del aeropuerto, totalmente destruido por el bombardeo. De éste quedaba sólo la estructura intacta, no así aberturas ni vidrios y mucho menos de un hangar de chapas que se encontraba próximo.



 
 
Del Diario de Guerra del G1 de Artillería Antiaérea Darwin


Día 26: Durante el día, gracias al ELTA, se detectaron cuarenta y cinco probables vuelos de helicópteros hacia el NO entre los seis y ocho kilómetros, coincidiendo con mucha interferencia de radar. Las piezas Nº 1 y Nº 4 pudieron observa, con las miras telescópicas de sus cañones, movimientos de helicópteros que desaparecían detrás de un cerro. Se informó de estas novedades a la jefatura, confirmando la presencia de los mismos en la zona.

A la noche se detectaron sombras en las proximidades del radar ELTA. Se pidió apoyo al puesto comando, pero creyéndose en un primer momento que podía ser personal del Ejército Argentino, no lo enviaron, hasta que, en un momento dado, fueron activadas dos bengalas del tipo "flash". Un soldado clase 1963 respondió con una ráfaga de FAL sobre la zona de donde provenían. Al llegar los refuerzos e inspeccionar la zona, lo único que se encontró fueron los cartuchos de las bengalas. Se comenzó a recibir fuego naval sobre la zona del hipódromo al noroeste de la base.