Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Domingo 9 de Mayo

El parte meteorológico

En el continente, buen tiempo y condiciones para vuelo visual, en las islas, precipitaciones en el este y noreste de Malvinas.

La situación en la madrugada

La información del día anterior, sumada al cañoneo naval y al despegue intempestivo del Harrier en la mitad de la noche, indujeron al estado mayor de la FAS a suponer que la Task Force preparaba un desembarco. Para colmo, se recibieron noticias de un ataque nocturno de helicópteros a la BAM Cóndor y el radar del CIC Malvinas, a las 04:40 comenzó a sufrir una verdadera agresión electrónica.

A esa hora, dos ecos muy grandes se acercaron hacia el estrecho de Fitz Roy. Treinta minutos después, desde los ecos se desprendieron cientos de ecos menores (aparentemente lanchones de desembarco) que apuntaron a la costa. Alertado, el Comandante del Componente Naval de Malvinas se presentó en el CIC y analizando el dispositivo que adoptaban las miniaturas que representaban los buques en la Mesa de Información General, interpretó que se estaba en presencia de un asalto anfibio. Con gran urgencia se alertaron a las defensas costeras y a la FAS. A las 05:55, de repente, y así como habían aparecido, el radar Malvinas informó que, salvo dos, los ecos se habían esfumado. Sólo quedaban lo dos mayores, en radial 170º acercándose, aparentemente, para cañonear las defensas de Puerto Argentino.

El enemigo, sin dudas, había engañado al radar del CIC Malvinas además, causado serias interferencias, que, por momentos, cegaron las pantallas.


Alerta de la Fuerza Aérea Sur

Consecuente con la apreciación de inteligencia que hacía suponer un desembarco y, aplicando la más pura de las doctrinas de intenciones, la FAS decidió anticiparse a los acontecimientos. A las 02:35, ordenó que a primera hora despegaran una serie reactores ejecutivos en tareas de engaño y diversión con el propósito de que el despegue de Harrier interceptores develara la ubicación de la flota. Asimismo alertó al 100% del material aéreo de combate en servicio para lanzarlos al ataque cuando se descubrieran los blancos. En esta oportunidad, un 0ficial de Control Aéreo Táctico en vuelo dirigiría las operaciones desde un avión volando al Oeste de Malvinas con autoridad para modificar objetivos y horarios. También se alistó un Hercules KC-130 para despegar a las 06:30 y reabastecer a las escuadrillas de A-4 y, a partir de las 07:30, se alertó a quince minutos, a todos los Mirage III de CRV.

En este día la FAS desplegó un tremendo esfuerzo de tanteo para hostigar y detectar la ubicación de la flota británica. (Anexo I).  


Otros sucesos del 9 de mayo

El Narwal

Mientras el pesquero argentino Narwal navegaba en 52º 45' S y 58º 02' O, fue atacado por dos Sea Harrier, (Fl Lt Morgan y Lt Cdr Batt); luego, cuando parte de la tripulación lo había abandonado, el pesquero fue abordado por un helicóptero (Lt Cdr Pollok del 846 Sgdn Hermes) con comandos. El Narwal se hundió al día siguiente mientras era remolcado. Entre los prisioneros, veinticinco en total, uno falleció y doce resultaron heridos.

Un Sea Dart del Coventry derribó, al sur de Puerto Argentino, a un helicóptero Puma del Ejército que se dirigía en búsqueda y salvamento del Narwal. (Anexo IV).  


Los Neptune (ARA) fuera de servicio

La Fuerza de Tareas 80 informó que sus aviones Neptune estaban fuera de servicio y, por tanto, no ejecutarían más operaciones de exploración y reconocimiento.


Los IA-58 Pucará de la BAM Cóndor

Dos IA-58 Pucará Tripulación: Capitán Roberto Vila, Teniente Miguel Giménez (A-502 y A-509). Despegaron de BAM Cóndor, para realizar reconocimiento ofensivo sobre Puerto Howard (horario: 08:00 a 10:00 hs). A pesar del mal tiempo (150 m de techo y muy baja visibilidad), recorrieron la zona sin encontrar objetivos y regresaron a su base. Al A-502, que aterrizó en el Aeródromo Auxiliar Calderón, se le hundió rueda de nariz en el barro.

La BAM Cóndor recibió los misiles SAM 7, que reforzarían su defensa antiaérea.


Fuego naval sobre Puerto Argentino

A las 22:10, dos fragatas efectuaron cuatro salvas sobre la BAM Malvinas y se alejaron.


Balance del día

Al finalizar este frustrante domingo 9 de mayo, en que la FAS no logró afectar la capacidad enemiga, aunque sí demostró su enorme voluntad de lucha, el esfuerzo realizado fue:

  • Siete salidas de diversión


  • Dos salidas Hercules KC-130


  • Una salida OCAT HS-125 - 700 B


  • Ocho salidas M-5 Dagger


  • Nueve salidas A-4C Skyhawk



En este día ofrendaron su vida al servicio de la patria:

Primer Teniente D. Jorge Eduardo Casco
Primer Teniente D. Jorge Ricardo Farías

Relato del maquinista del Narwal, señor Feliciano Miño
Extracto del Informe del Brig Luis G. Castellano


        


 
 
Relato del maquinista del Narwal, señor Feliciano Miño


En Mar del Plata subió un oficial de la armada, creo que de inteligencia, nosotros no lo supimos hasta que comenzó el ataque; allí recién se identificó. Ibamos en apoyo de algún eventual salvamento, o simplemente, estimo, para observar los desplazamientos bélicos en la zona. Eramos un total de veinticuatro hombres plenamente consustanciados en la tarea de hacer algo por nuestra tierra, queríamos que nuestros hijos estuvieran al margen del yugo impuesto por los piratas ingleses. Todos sabíamos que nos jugábamos la vida en la empresa, lamentablemente se perdió una vida y muchos heridos. A nadie escapa que durante la guerra cayeron muchos de nuestros soldados, pero también hubo bajas entre la población civil, que de una manera u otra hacía lo suyo contra el enemigo. De los nuestros cayó Omar Alberto Rupp, el contramaestre que murió sin conocer a su hijo, ya que su mujer tuvo familia cuando navegábamos. Llevaba un triciclo a bordo como regalo para el pequeño, y, al momento de morir, nos pidió que cuidáramos de su familia. Murió en la cubierta con la pierna izquierda destrozada por la metralla de los aviones.

El oficial de marina se identificó como Juan Carlos González y gracias a él pudimos salvar la vida. Esa mañana estábamos navegando y si se podía pescábamos algo, estábamos cerca de la flota inglesa, escuchábamos los cañonazos. Ese domingo 9 de mayo, eran aproximadamente las 09:00 hs, estaba lluvioso y frío, con mar seis o siete, medio agitado y descansábamos mientras navegábamos pero siempre alertas. De pronto, se sintió un impacto en la popa, que atravesó varios compartimentos y en el camino hirió gravemente a Omar que se hallaba en el taller de electricidad.

El Narwal era un buque de 350 toneladas, de sesenta metros de eslora y diecisiete de manga; un barco chico. Yo estaba en la cucheta cuando nos impactaron, creo que fue un misil, enseguida, y después de un instante de zozobra comenzó el griterío. Lo vimos a Rupp gritando, con una pierna menos. El enfermero Gómez hizo las primeras curaciones, pero era imposible hacerle un torniquete para parar la hemorragia, dado que la pierna había sido arrancada casi desde la ingle. Le dieron morfina para atenuar el sufrimiento y alguna bebida, pero debía de ser insoportable.

Estuvo unos cuarenta minutos en cubierta, a pesar de que los aviones ingleses continuaban pasando y tirando. Nosotros no teníamos ningún arma para defendernos, era tanto nuestro miedo, que algunos nos metimos en la cocina y cubrimos nuestras cabezas con las ollas. Una cosa es contarla, y otra es vivirla.

Yo me quedé sin aceite para la máquina pero seguíamos igual, quedé a cargo de la máquina y paré el generador cuando comenzó a entrar el agua, estaba con Wens y era lo único que podía hacer. De mis compañeros del Narwal, recuerdo a Bussed, Carballo, Domínguez, Esquivel, Fabiano, López, Lucaiolo, Ferrero, Fulgenzi, García, Solca, Gómez (Juan y Norberto), Merino, Reinoso, Rodríguez, Zaragoza, Zelasco, los uruguayos Chandot y Jesús Morales, y el paraguayo Wagatta. Tratábamos de tapar los orificios más grandes con lo que podíamos, era imposible achicar normalmente, las balas seguían atravesando el barco pero flotábamos.

Ya se había dado la orden de abandonar el barco. Eramos un blanco fijo y los aviones no cesaban en su afán de destrozarnos, aún a sabiendas que no teníamos con qué responderles; me acuerdo que me lancé a una balsa con unos compañeros y allí apareció ese maldito avión, nos ametralló impiadosamente, de milagro no nos mató a todos, pero la balsa de caucho, se hundió en segundos. Algunos trataban de desarmar las puertas para usarlas como flotantes, había peligro de tiburones ya que es una zona donde habitualmente se pueden encontrar. Eramos una docena de heridos, sufrí el impacto de las esquirlas de la metralla en el ojo y la mano izquierda. A Zaragoza lo hirieron en la columna, y aún tiene la esquirla.

Minutos más tarde aparecieron aviones y helicópteros Sea King. Pero ya no nos atacaron, los primeros aviones, luego del ataque inicial nos ordenaron por radio variar el rumbo, pero no les hicimos caso, estábamos en aguas argentinas y nadie nos podía hacer cambiar el curso, después de varios ataques quedamos al garete, ya no podíamos hacer nada más. Estábamos sin timón, sin radio y con peligro de hundirnos en cualquier momento ante un nuevo ataque.

Ametrallaron un generador auxiliar que pusimos en cubierta para tener luz y atender a los heridos. Ya no había nada que hacer. Los ingleses nos rescataron luego de estar unos veinte minutos tratando de mantenernos a flote en medio del agua que estaba muy fría, con una lluvia que nos calaba hasta los huesos. Fui el segundo al que rescataron los helicópteros, vi que en un costado decía USA pero tenía muy poca visión por las heridas; nos llevaron a un barco y, posteriormente, al Invincible.

Nos atendieron muy bien, la enfermera era deprimera, allí estuve con tres compañeros. Parecía otro mundo; nos dieron cigarrillos, buena comida y excelente atención médica, inclusive vimos algo de televisión.

Los ingleses se asombraron cuando pedimos elementos para higienizarnos, cepillos de dientes y maquinitas de afeitar, igual pasó con el tema de los cubiertos, pensaban que éramos indios, después nos trataron con mayor deferencia. Diez días más tarde, luego que me operaran la mano izquierda, nos trasladaron al buque hospital Uganda, y de allí a Montevideo, en el barco Hecla, de allí a Buenos Aires en el aviso Piloto Alsina el 3 de junio.



 
 
Extracto del Informe del Brigadier Luis G. Castellano


Recibimos información que el pesquero Narwal, encontrándose dentro de la zona de exclusión, había sido atacado por los Harrier y estaba hundiéndose. En dicha nave iba un oficial de la armada con la misión de recoger y transmitir informaciones de la ubicación de la flota inglesa. El Gral. Menéndez me pidió que envíe un helicóptero a la zona para tratar de rescatar los náufragos que se encontraban en balsas salvavidas.

Analizado el requerimiento con el Estado Mayor e informado por el radar que en las proximidades de la nave se encontraba una PAC orbitando en altura, llegamos a la conclusión que la misma estaba en espera, precisamente, de que acudiéramos al rescate para atacarnos.

Informé al General este hecho y le manifesté que mientras los aviones enemigos estuvieran en la zona, no enviaría el helicóptero. Ante esta decisión y luego de una fuerte discusión, ordenó que un helicóptero Puma de su fuerza acudiera de inmediato al rescate, oportunidad en la cual advertí al General que se preparara para lo peor.

Efectivamente, habiéndole pedido al Mayor Silva que siguiera con el radar el vuelo del helicóptero, a los cuarenta minutos aproximadamente de vuelo, me informó que la PAC interceptó al Puma y este desapareció de la pantalla no teniendo más noticias de ellos. (el helicóptero fue derribado por un misil Sea Dart de la Coventry) Con posterioridad, supimos que los náufragos fueron rescatados por el enemigo y retenidos en calidad de prisioneros de guerra hasta el final de la contienda.