Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Lunes 3 de mayo

El parte meteorológico

El día comenzó con el pasaje de un frente caliente, con cielo cubierto y precipitaciones aisladas, con mejoramiento temporario. Luego empeoró, por la presencia de un frente frío, con reducción de visibilidad. Vientos del sector Sudoeste, moderados, con ráfagas.

El ataque al Sobral

Este buque de la Armada había sido destacado para que buscase y auxiliara a los posibles sobrevivientes del Canberra MK 62, derribado el día 1º de mayo. Navegando en posición 49º 50' S / 58º 37' O, a las 00:26 hs, fue atacado por helicópteros Sea King / Sea Lynx, de los destructores HMS Coventry y HMS Glasgow, que impactaron sus misiles Sea Skua. El Sobral se defendió con sus cañones y ametralladoras, quedando severamente averiado. Su capitán y siete tripulantes fallecieron. Así dañado navegó, dificultosamente y sin comunicaciones, con rumbo al continente, hasta que el 5 de mayo a las 08:45 hs fue descubierto por un Fokker F-27 de la Fuerza Aérea Argentina. Posteriormente un helicóptero de la FAA, al mando del primer teniente Miguel Lucero, rescató a muertos y heridos y los trasladó a puerto. Los tripulantes del Canberra nunca fueron hallados.

Las actividades aéreas

La FAS (Fuerza Aérea Sur), atesorando su experiencia, había detectado algunas vulnerabilidades del enemigo. Así, en estos momentos comprendía que:

  • Nuestros aviones eran detectados a pocas millas de los destructores, fragatas o portaaviones y siempre que volaran a menos de cincuenta metros de altura sobre el nivel del agua. Por lo tanto, las PAC (Patrulla Aérea de Combate) se dirigirían, normalmente, a interceptar escuadrillas que volaran a más de dicha altura. Consecuentemente, sólo podrían interceptar a los aviones rasantes por observación visual, no electrónica.


  • El armamento misilístico naval británico, excepto el Sea Wolf que equipaba sólo a las fragatas de segunda generación, era muy eficiente ante ataques aéreos a baja altura.


  • El enemigo evitaría acercar sus buques dentro de nuestro alcance, en horas diurnas.


Por tanto, el mayor interés en ese momento se orientó a:

  • Detectar blancos navales, mediante la exploración aérea, visual y electrónica.


  • Distraer a las PAC, mediante operaciones aéreas de diversión, a fin de desgastarlas y alejarlas de las verdaderas misiones de ataque.


  • Una vez ubicados los blancos, lanzar ataques masivos de aviones de diversión y ataque, para saturar sus defensas.


El Plan de Operaciones 2/82 Mantenimiento de la Soberanía, del 7 de abril de 1982, en el Concepto de la Operación, página 6 párrafo 27 dice:

Normalmente no se encontrarán buques ingleses aislados excepto los piquetes radar. El objetivo de la Fuerza Aérea será impedir el bloqueo aéreo y la ocupación de las islas Malvinas. Consecuentemente serán los buques transportadores de tropa, las lanchas de desembarco, la tropa desembarcada y los aviones y helicópteros (o portaaviones) nuestros objetivos materiales.
Las circunstancias reales de la guerra llevaron a los pilotos a atacar los buques que el destino colocaba en su mira.


Continúa el puente aéreo bajo el fuego

El 3 de mayo, a las 09:00 el Hercules C-130, indicativo "Pato" despegó de Comodoro Rivadavia, con la misión de romper el bloqueo. Desde el 1º de mayo, estaba tratando de llegar a las islas. Se le había ordenado regresar en dos oportunidades por situación táctica desfavorable. Finalmente, este día, pudo aterrizar en Puerto Argentino por la ruta Sur.

Las condiciones de vuelo, a cien pies de altura, eran de visibilidad parcial en la vertical, y nula al frente por niebla, que se fue disipando gradualmente, a medida que se aproximaban al destino. De pronto, a seis millas, vieron un buque logístico y dos fragatas enemigas. Rápidamente regresaron a Río Gallegos. Dada la alarma, el comando FAS ordenó el despegue de aviones de combate, que debieron regresar al informarse que los buques eran propios.


Intento de localización de los portaaviones ingleses

En el CIC Malvinas el Mayor Gilberto Oliva comenzó a anotar la posición y la hora en que aparecían ecos en el radar, y también cuando desaparecían. Así se dedujo, con bastante precisión, la probable ubicación de los portaaviones HMS Hermes y HMS Invincible.


Accionar enemigo

El Carrier Battle Group intentó un acercamiento fugaz a Malvinas, desde el SE, que fue detectada y seguida por nuestros equipos electrónicos. Estaba integrada por un portaaviones, (estimado el HMS Invincible), tres fragatas y cuatro destructores. Sin entrar en radio de acción de la FAS, se acercó hasta unas 90 MN de Puerto Argentino, (52º 50' S / 48º 00' O), desde allí se alejó hacia el NE, (51º 40' S / 55º 25' O), sin lanzar ningún ataque.

A las 22:48, aprovechando la cobertura que le proporcionaba la noche, el enemigo bombardeó con fuego naval el aeródromo de la BAM Malvinas.


        


 
 
Relato británico del libro Falkland Air War de la Royal Navy (Anexo A)


Alrededor de las 04:00 hora Z (hora Zulu, corresponde a la hora del meridiano de Greenwich), del 3 de mayo, cerca de 70 millas al Norte de Malvinas, una tripulación del Escuadrón 826, en el Sea King, matrícula ZA 129 estaba tratando de identificar a un buque pequeño, cuando éste les abrió fuego. Era, obviamente, argentino. El Sea King se retiró a una distancia segura y pidió ayuda. Dos helicópteros Sea Linx, (del Coventry y Glasgow), con un par de misiles Sea Skua cada uno, fueron despachados al lugar. El helicóptero de la Glasgow sufrió falla de UHF y se mantuvo en espera, mientras que el Linx del Coventry fue guiado por el Sea King, habiendo enganchado al blanco, se acercó a ocho millas y disparó sus dos misiles en rápida sucesión. Ambos misiles impactaron en el buque y detonaron. Se vieron las explosiones y la nave pareció desaparecer sin dejar rastros. Aparentemente se hundió.