Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Lunes 14 de Junio

La situación

Este día, el más penoso y triste, ofreció muy pocos hechos para nuestro análisis. Tal vez lo más rescatable para la Fuerza Aérea Argentina, sean las manifestaciones del Gral. británico Jeremy Moore que en todas sus intervenciones durante la rendición manifestó su admiración por el accionar de la FAS, especialmente en los últimos días en que había apreciado in visu los ataques de los A-4B Skyhawk y Canberra MK-62 sobre su puesto de comando en Monte Kent y Port Harriet y su gran preocupación porque quería estar seguro que el alto el fuego incluyera a la FAA.


Las informaciones que recibió el Comando FAS

Del diario de guerra de la Fuerza Aérea Sur
Del diario de guerra del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur
Extracto del Informe del Brigadier Castellano



"TRAS SU MANTO DE NEBLINAS        
NO LAS HEMOS DE OLVIDAR"        

        



        


 
 
Del diario de guerra de la Fuerza Aérea Sur


07:35: Se establece el contacto radial con Malvinas. Informa que el enemigo ha penetrado el perímetro externo de la defensa. Malvinas considera que la situación es bastante desesperada. Se tiene gran cantidad de enemigos dentro de las propias defensas.

10:48: El brigadier Castellano informa que ya ha llegado el enemigo a los límites de la ciudad, están próximos a los puestos de comando. Por ahora se interrumpen las comunicaciones.

11:50: El Comandante FAS - brigadier Ernesto Horacio Crespo - en una reunión con todos los oficiales de este comando les informa sobre la situación que se está viviendo en Malvinas, las declaraciones del Brigadier Castellano y que se espera la decisión de la junta de Comandantes, a nivel político.

19:30: El Brig Crespo informa, después de haber hablado con el Brig Castellano que todavía no tiene una evaluación de los combates que se sucedieron en el día de hoy, en Puerto Argentino. Tampoco trascendió lo conversado por el General Menéndez y el comandante inglés.



 
 
Del diario de guerra Teatro de Operaciones del Atlántico Sur


Día 14 de junio:

13:40 hs. Es interceptado un mensaje en 3318 Kcs/Al, cuyo texto es el siguiente: Shore side flag flies over Stanley. (La bandera -británica- flamea sobre Stanley, del lado de la costa).



 
 
Del diario de guerra Teatro de Operaciones del Atlántico Sur


Extracto del Informe del Brigadier Castellano

14 de junio, ¡al fin! se silenció el rugir de los cañones, nuestras mentes parecían vacías, el silencio era sobrecogedor, las primeras luces de la mañana nos permitieron contemplar la imagen de las calles de Puerto Argentino transitadas por cientos de soldados callados, con sus miradas extraviadas, ayudándose entre ellos a traer los heridos. A lo lejos, se divisan las tropas británicas... comienza a nevar, resulta difícil poder describir nuestro estado de ánimo, la mente hoy se niega a revivir aquellos momentos.

Siendo las 10:30 hs aproximadamente, me puse en comunicación con el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, quien se encontraba en la BAM San Julián, informándole que a esa hora, los efectivos terrestres habían sido prácticamente rebasados por el enemigo y se estaban replegando a Puerto Argentino, habiendo cesado casi totalmente la resistencia. Ante este hecho, le solicité ordene suspender todo tipo de operación aérea, por cuanto ya no se contaba con la información y apoyo del radar y el enemigo se encontraba mezclado con la propia tropa.

Además, no tenía sentido arriesgar mas tripulaciones ante una situación operacional totalmente irreversible, en donde, salvo el honor, todo estaba perdido. Antes de proceder a la destrucción del último equipo de comunicaciones, le envío el siguiente mensaje:

ULTIMA COMUNICACION

Pto. Argentino a San Julián

10:47/10:50 Dragon/Oso

Recibo Hago QSP: Aquí prácticamente todo concluido el enemigo en la ciudad opera desde punto dado. Se está esperando última decisión. Procedemos a destruir equipos. No hay nada mas que hacer. Agradezco colaboración. La Fuerza Aérea esta orgullosa de todos: desde el último soldado hasta los responsables de la conducción. Dios juzgará a los responsables. Corto y hasta pronto.


NOTA:
DRAGON: Brig Castellano. OSO: Brig Gral. Lami Dozo (en San Julián)

El único consuelo fue haber contribuido a evitar la matanza final, y que ese nefasto día, al presentarnos al Gral. Moore, en mi persona reconoció el coraje y aptitud de los hombres de la Fuerza Aérea, recordando que la noche anterior, en el último ataque por poco se salvo de ser volado con su puesto de comando. En ese momento a pesar de la amargura, mi orgullo no tuvo límites, muy a pesar de la bronca de algunos presentes.

El día 15, estando ya embarcado en el "Fearless" en calidad de "prisionero de guerra", fui citado por el Capitán Larken (comandante de dicho buque), quien con angustia me interrogó a través de un intérprete para saber si la Fuerza Aérea estaba en condiciones de efectuar un nuevo ataque a la flota. A pesar de haberle dado seguridad de que esto no ocurriría, la flota se mantuvo en alerta permanente durante diez días más, incluso con algunas falsas alarmas.

Indudablemente el accionar de la Fuerza Aérea, había calado hondo en el espíritu del enemigo.

Reconocimiento: Quiero expresar mi reconocimiento y un recuerdo muy cálido y sincero para los integrantes de mi Comando, las Jefaturas de las dos Bases Aéreas y su Plana Mayor, con sus jefes, técnicos, radaristas y operadores de comunicaciones.

Ellos fueron el alma de nuestra rudimentaria pero eficiente organización y gracias a ellos, estuve actualizado de la situación en todo momento y pude modestamente comandar las unidades y servicios aéreos y antiaéreos, pese a los grandes obstáculos del terreno, distancia, escasez de medios e inexperiencia de guerra. Carenciados de todo, menos de ESPÍRITU. Los recuerdos a cada uno de ellos: jefes, oficiales, suboficiales y soldados y los llevaré en mi corazón mientras viva. Una mención particularmente destacada, merece la dotación de la BAM Malvinas. Dicha unidad desde el primer momento y hasta el ultimo día, fue objetivo prioritario para el enemigo, que concentró su ataque en forma sistemática con todos los medios para destruir la pista, sabiendo que era el único enlace que nos quedaba con el continente.

Entre el 2 de abril y el 13 de junio se registraron 756 aterrizajes y 777 despegues, transportando 6.500 toneladas de carga, 9.800 pasajeros y 264 heridos. En toda la campaña dicha unidad registro solamente cinco muertos y dieciocho heridos.

Al cesar las operaciones, hombres del estado mayor del Gral. Moore, al comprobar personalmente la operatividad de la pista, no podían creer que nuestros combatientes les habían negado el logro del objetivo mas ansiado. En síntesis, el espíritu de sacrificio sin límites, el coraje y patriotismo puestos en el cumplimiento de la misión asignada, merece que conjuntamente con nuestro reconocimiento, digamos con orgullo: ¡Honor a todo los heroicos defensores del Alcázar de Malvinas!

El fin y una promesa: Muchos sucesos han transcurrido desde aquellos días, pero todos, uno más que otros, tienen origen en esa gesta que nos tocó vivir. Por eso, creo que aquellos hechos se agigantan con el transcurrir del tiempo y estoy convencido que hemos adquirido una particular fortuna al ser alguno de los protagonistas.

En verdad, fuimos afortunados al poder cumplir nuestra misión, pese a las adversidades de las fuerzas amigas y enemigas, fuimos afortunados al adquirir una valiosísima experiencia y poderla transmitir, fuimos afortunados al ganarnos el agradecimiento de nuestros camaradas de la Fuerza Aérea y el reconocimiento de la civilidad, pero la mayor fortuna, fue el tener la protección de la Divina Providencia que nos permitió regresar a casa, con pocas consecuencias psicofísicas, con relación a las que pudimos sufrir y hoy, nos permite evocarlas a través de estas reflexiones.

Dejar testimonio de esta epopeya es una obligación moral ineludible de los que regresamos, es cavar hondo en el suelo fértil de la nacionalidad. Como dijera nuestro comandante en jefe, nada debe ser olvidado, nada debe ser menospreciado. No tenemos ejemplos comparativos para explicar con ellos lo ocurrido en 1982. Solamente tenemos -y es de un valor superlativo- un recuerdo y una sentencia. Una respuesta a la esperanza y una severa y firme advertencia al usurpador. Una promesa y una actitud. "TRAS SU MANTO DE NEBLINAS / NO LAS HEMOS DE OLVIDAR", es un lema con el que estamos sosteniendo la validez de esta causa, que se instala en el espíritu de las glorias nacionales.

Brig (R) Luis Guillermo Castellano

Ex - Comandante Componente Aéreo Malvinas