Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Viernes 11 de Junio

El parte meteorológico

En Malvinas tiempo parcialmente nublado, temperatura dos a tres grados, con vientos suaves del noroeste.

La situación en Puerto Argentino

El enemigo estaba listo para iniciar el avance final, atacando en la noche los montes Longdon, Harriet y Two Sisters. Durante el día, incrementaron la presión sobre la BAM Malvinas, 08:30, y Moody Brook, 16:01. Un helicóptero, aproximándose desde Bahía Anunciación, lanzó cohetes filoguiados AS-11 contra el CIC Malvinas y el Puesto de Comando Conjunto de Malvinas. Uno impactó a 150 metros, el segundo cayó en la bahía, cerca del buque ARA Bahía Paraíso, a punto de zarpar para el traslado de heridos, al continente.

Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy.
Relato del Mayor Oliva
Informe del Primer Teniente Micheloud


La situación de la FAS

La FAS no ejecutó operaciones aéreas de ataque. Sólo se desarrollaron misiones de exploración y reconocimiento, y puente aéreo.


Puente aéreo

A pesar de la desesperante situación táctica en Puerto Argentino, la FAS ejecutó un valioso cruce.

  • Hercules C-130, matrícula TC-66. Tripulación: Mayor Rubén Palazzi, Vicecomodoro Julio Sanchotena, Vicecomodoro Roberto Tribiani, SAux Juan Romero, CP Américo Arévalo, SP Carlos Sánchez, CP José Torres. Despegó de Río Gallegos, a las 15:25; arribó a Malvinas a las 18:12. Despegó a las 18:28; arribó a Comodoro Rivadavia a las 22:10.
Relato del Mayor Palazzi.


Las tácticas de las PAC

Respecto de estos últimos cruces, los británicos ideaban sutiles tácticas, que les permitieran cazar algún avión de transporte de nuestro puente aéreo.

Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy.




        


 
 
Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy


Fueron lanzadas varias salidas contra posiciones terrestres argentinas, que encontraron, nuevamente, intensa oposición de armas livianas. Tony Harper (XZ 997), y Nick Gilchrist (XW 919), decolaron del HMS "Hermes" a las 08:22 hs, para un ataque con bombas láser guiadas, sobre Puerto Argentino. El nuevo par, que se lanzó a las 08:48 hs, Jerry Pook (XV 789), y Mike Beech (XZ 992), retornó veinte minutos después; Ross Boyens (XZ 982), y John Rochfort (XW 919,) decolaron para bombardear posiciones de tropas argentinas, pero Rochfort, a poco de despegar tuvo problemas y se vio obligado a eyectar sus bombas. Continuó, pero sólo con cañones (Aden). Jerry Pook (XV 789) y Mike Hare (XZ 133) siguieron, a las 11:50 hs, con un ataque a Monte Harriet mientras Peter Harris (XV 789) y Nick Gilchirist (XZ 789), abandonaron el portaaviones a las 15:10 hs con bombas beluga (fragmentación) para un ataque en el área de Puerto Argentino. Peter Squier (XZ 992) y Mark Hare (XZ 133) ejecutaron la misión final del día, armados con bombas de 1.000 lbs, para un ataque a emplazamientos de ametralladoras argentinas, cerca de Monte Longdon. Les dispararon tres misiles Blow Pipe, los dos primeros resultaron cortos, pero el tercero explotó alrededor de 100 ft, arriba del Harrier GR.3 de Harris. Una enervante experiencia.


 
 
Relato del Mayor Oliva


Uno de los ataques, con cohetes filoguiados desde helicóptero, fue realizado al puesto de comando conjunto y el cohete impactó a unos 100/150 metros, sobre el agua, estábamos varios allí y el Mayor Catalá y el Vicecomodoro Alegría vieron el impacto desde una ventana. A partir de ese momento, el lugar dejó de ser puesto de comando conjunto; cada fuerza instaló nuevos puestos de comando en lugares diferentes.


 
 
Informe del Primer Teniente Micheloud


Creo que la noche que cayó el Monte Longdon, un viernes que según teníamos noticias Juan Pablo II visitaba nuestra Patria, se produjo el combate más infernal que hayamos podido presenciar. En ese lugar se centraba todo el fuego de cañones navales, bengalas y miles de trazadoras atizaban la media noche.

Luego fueron corrigiendo el fuego naval hacia nuestra casa, al lado del hipódromo, hasta que una de las salvas dio tan próximo que los cascotes cayeron sobre el techo. Apreciamos que un obús de esa salva había dado en una de las casas de enfrente habitada por kelpers. Luego de dos o tres salvas muy próximas, comprendimos que en cualquier momento nos darían una. Decidimos emprender la marcha hacia la zona céntrica, desistimos del vehículo y la emprendimos a saltos individuales, sintiendo como nunca de cerca las explosiones que, como relámpagos, lo hacían antes de impactar algunas casi sobre nuestras cabezas.

Llegamos tras este tipo de marcha a la "casa de piedra" a pedir asilo por esa noche al Vicecomodoro Giménez Ortiz, quien se hallaba a cargo de ese depósito de víveres y que por el tipo de construcción así se le había dado en llamar.

Al día siguiente los que volvieron por algunas pertenencias a nuestra "casa" se encontraron con un impacto de grueso calibre en una esquina de la misma, el que había abierto un considerable boquete, desparramando todo lo que había adentro.



 
 
Relato del Mayor Palazzi


El TC-66 despegó de Comodoro Rivadavia con 15.000 kg. de munición 155 mm, y embarcó en Río Gallegos cuarenta y cuatro pax (relevo artillería antiaérea). En la carrera de aterrizaje en Malvinas se reventó la cubierta principal delantera derecha. Como no era aceptable el reemplazo, debido a la situación táctica, se decidió despegar en esas condiciones, con el peligro de que la cubierta se desbandara y la otra no aguantara el peso. A los diez minutos de haber aterrizado, completada la descarga, se inició la carrera de despegue con el avión completamente caído hacia la derecha, ante el peligro de que reventara la otra cubierta que soportaba todo el peso, se intentó la rotación muy por debajo de la velocidad mínima lográndose el despegue.

Nota: La maniobra de rotación descripta por el mayor Palazzi consistió en que el copiloto girara el volante, totalmente, a la izquierda para levantar el plano derecho durante la carrera de despegue. Esto permitió que, a medida que el avión incrementaba su velocidad, comenzara a sustentarse en su plano derecho.


 
 
Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy


El 11 de junio se puso en práctica una nueva táctica, usando dos secciones de Sea Harrier, imaginada en un esfuerzo para interceptar los continuos raids de los Hercules C-130 argentinos a Port Stanley. Los cuatro aviones se instalarían juntos (mismo nivel), desde allí una sección se apartaría descendiendo rápidamente a bajo nivel, se instalarían en la Bahía Reina Carlota, en la costa oeste de la gran Malvinas. La PAC restante, a medio nivel y se dirigiría normalmente al HMS "Invincible" para cargar combustible, mientras el par a bajo nivel, deambularía por la Bahía Reina Carlota esperando que apareciera el Hercules C-130. Cuando fuera necesario esta sección iría a reabastecerse en la pista terrestre de San Carlos. Se esperaba que la retirada de la PAC (a medio nivel) sería visible en los radares argentinos. Por lo tanto un Hercules se vería tentado a decolar de, o dirigirse a Puerto Argentino. Era un plan razonable basado en los previos movimientos de los Hercules C-130. Lamentablemente no apareció ninguno en esta oportunidad. Los dos Sea Harrier (bajo nivel) se fueron a San Carlos a reabastecer. Mientras aterrizaban pincharon sus cubiertas en la pista metálica, aunque después fueron capaces de retornar al HMS "Invincible". Un Hercules C-130 del Grupo 1 de Transporte se las arregló para aterrizar sin molestias en el aeropuerto a las 18:15 hs de ese anochecer.